CÁDIZ: ATARDECER EN LA CALETA

miércoles, 8 de septiembre de 2021

RELATO DEL JUEVES: LA GRATITUD



De la mano de  Dorotea, el relato de esta semana trata la gratitud, esta es mi aportación...pulsen para leer otras participaciones:  clic para leer 





Al morir mi abuela, la enterramos en un pequeño cementerio rural, junto a su marido. Entre los asistentes al funeral estaba una figura desaliñada, vestida con un viejo traje obscuro y arrugado. Apretaba contra el pecho un ajado sombrero de fieltro, y las lágrimas le corrían abundantes por entre los surcos de las mejillas sin afeitar.


Se llamaba Pablo, y había vivido en la granja vecina a la de mis abuelos. Era tierra pobre. Su familia, a veces, pasaba estrecheces, pero era gente muy buena, digna y orgullosa y Pablo siempre llevaba a la escuela la fiambrera, a menudo vacía, para que no pareciera que no había comida en casa. Hasta que la abuela se fijó en eso...


Iba a buscar a mi padre todas las mañanas, para ir juntos al colegio, mantuvieron una gran amistad durante toda la vida. Dejaba su fiambrera en la mesa de la cocina, donde mi abuela estaba ocupada llenando las de sus hijos. Ella, muy disimuladamente, llenaba también la de Pablo y, en la escuela, mi padre jamás advirtió que las dos comidas eran iguales.


La abuela nunca dijo a nadie lo que ocurría, ni tampoco lo contó Pablo, pero él recorrió a pie los tres  kilómetros hasta su tumba. Aún era pobre y estaba hambriento, pero resuelto a rendirle el último tributo muy cariñoso y agradecido a la abuela, quien le había llenado el plato y, sin embargo, había dejado intacto su amor propio...

 







Imágenes de la red.



68 comentarios:

  1. ¡Qué relato más reconfortante! Alegra el corazón, de veras. Gracias por haberlo escrito y compartido.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he procurado no extenso, significativo y con valores...

      Gracias, Mari Carmen.

      Besos.

      Eliminar
  2. Maravilloso y breve así es el agradecimiento. Saludos y bienestar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Significativo y breve, llega mejor, creo.

      Gracias por venir y comentar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Los hay así, afortunadamente, deberían ser más...

      Un beso.

      Eliminar
  4. Tierno relato y eso si es agradecido y tener gratitud. Me ha gustado leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campi, siempre eres fiel y tienes una palabra de ánimo.

      Besos.

      Eliminar
  5. Lo bonito de hacer el bien en silencio, si se proclama pierde sinceridad y bondad. Leeremos bonitas historias de gratitud con Dorotea, Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy del todo de acuerdo contigo. Así es como se debe hacer el bien...
      En nuestro grupo de los jueves hay mucho nivel en mis compis, iré pasando por sus blogs, una gozada.

      Saltibrincos y besotes.

      Eliminar
  6. Esos gestos generosos se recuerdan de por vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tan inolvidables como necesarios y bonitos.
      Gracias Neo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias preciosa, me pasé por tu casa, me encantó.

      Abrcetes.

      Eliminar
  8. Impactante relato, hay que leerlo bien y ver lo que encierra, siempre me han gustado los relatos, la escritura, ese medio de transmisión para hacer llegar un mensaje, esa forma de mantener el interés en el mismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, si lees con atención te das cuenta de su profundidad y nobleza...

      Gracias por comentar, José Antonio.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Sea real o no, es un ejemplo de agradecimiento a esa abuela que adoptó al chico, sin dañar su orgullo

    Precioso post. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el AGRADECIMIENTO en todo su valor, ni más ni menos, gracias Albada.

      Besos.

      Eliminar
  10. Precioso relato amiga, esa es la grandeza del corazón y de las personas que son muy especiales en la vida.
    Un gran abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, muchas gracias por tus ánimos. Siempre existieron personas así. nos lo dice la historia.
      Voy atrasadita, ya pasaré por tus blogs.

      Abrazos.

      Eliminar
  11. Bella entrada.
    Escribía Quevedo que el agradecimiento es la parte importante de un hombre de bien.
    Ya sabes el refrán "el que no es agradecido no es bien nacido".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, te diré qu era el refrán favorito de mis mayores, y yo recogí el relevo...
      Gracias compadre.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Una historia muy humana, la que nos dice de que no todo está perdido entre nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has reflejado perfectamente, es para mantener la esperanza bien cogida...

      Besos.

      Eliminar
  13. Una complicidad hermosa, una gran historia, Maricarmen, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan bonita como ejemplar, eso es...

      Gracias preciosa.

      Besitos.

      Eliminar
  14. Precioso relato lleno de humanidad, amistad y gratitud. Siempre suele ocurrir que las personas más humildes son las más agradecidas, y así fue hasta el último momento, a pie y con la misma hambre, pero con agradecimiento.
    Me ha gustado mucho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Luis, acabo de venir de tu casa, te he comentado. Me impactó tanto como me gustó tu entrada sobre el agradecimiento...

      Gracias por tus cálidas palabras. la historia no es imaginada. ¡Jamás olvidaré a mis abuelos! Soy muy familiar...

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Realmente tierno y solidario tu relato, Mari Carmen. Me ha encantado.
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida, Mari Carmen. El tema prometía y mucho, Doro escogió muy bien. Puedes leer más textos sobre el tema si pulsas en el enlace, en la parte superior.

      Gracias a ti por venir.

      Besos.

      Eliminar
  16. Cuántas buenas acciones disimuladas deben haber, de las que nadie se ha percatado nunca.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabilinte, así es, pero el tema bien merece que se repare en él, nuestra amiga Doro nos propuso el tema y bien merece que se repare en él y nosotros lo hemos elaborado con sentimiento e ilusión, leeré a todos los compis, si bien voy atrasadilla.

      Gracias por venir.

      Abrazo.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Bien merece una entrada esta virtud tan necesaria como valiosa...

      Gracias Ana.

      Un besito.

      Eliminar
  18. Un bello relato y lleno de generosidad de la buena.Besicos

    ResponderEliminar
  19. Una belleza de historia. Gran corazón.
    La gratitud es un gran sentimiento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, es una gran y muy necesaria virtud, con enorme sentimiento.

      Besos.

      Eliminar
  20. Realmente brillante, emotivo y aleccionador.
    La cita de Lao Tsé, genial y oportuna.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique, gracias por comentar, sobre todo, por quedarte, bienvenido.

      Sí, la cita es de lo mejor que he encontrado para la entrada,

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Qué bonita y conmovedora historia! Me ha llegado al alma. Ya lo dice la sabiduría popular " De bien nacidos es ser agradecidos"
    Un beso, Mari Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rita, justo ese refrán era uno de los preferidos de mi abuela, y se quedó fijo en casa. El agradecimiento es puerta destacada en la convivencia y por extensión, la sociedad.

      Gracias.

      Besos.

      Eliminar
  22. Es bello recibir, pero aún más dar cuando puede hacerse en silencio. Una preciosidad de relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Molí, he participado en tu convocatoria muy motivada por el tema. Has tenido una idea genial.
      En este curso estoy con más actividades, participaré siempre que pueda.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Bonita entrada sobre la gratitud, puedo leer que “La ruta a la felicidad es la gratitud”
    no se si será cierto pero si que es importante esa virtud para llegar a ser feliz, pero no solo la única.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio Manuel, es cierto. No es solo esa, pero lo es es de las principales virtudes...

      Saludos mañaneros.

      Eliminar
  24. Es una preciosa historia que habla de un hombre de bien. Dicen que el que es agradecido es bien nacido y eso lo ha hecho ver con su presencia en el entierro de tu abuela...respecto a este hombre. La consecuencia que saco es que no hay que ver como van vestidos y las falsas apariencia del exterior...hay que mirar hacia el interior y entonces vemos lo valiosa que es la persona.

    Tu abuela demostró en su día mucha humanidad y esas buenas obras tienen su recompensa, como es la eterna gratitud del que entonces era un niño y además la gran satisfacción de que ha obrado haciendo el bien.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonia, observo que entre vosotros citáis mucho ese refrán, era uno de los preferidos de mi abuela y se quedó arraigado en mi casa.

      El valor de lo sincero, generoso, la empatía y lo noble envuelve la GRATITID.

      Besos.

      Eliminar
  25. Muy tierno y lindo relato amiga, todavía hay gente agradecida, lo se... Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Sandra, haberla haylas, y no pocas, afortunadamente, es lo que pienso...

    Un abrazón.

    ResponderEliminar
  27. bella historia de solidaridad, hermoso el gesto anónimo para el resto que no para los dos protagonistas: tu abuela y el amigo de tu padre. " que tu mano izquierda no sepa lo que tu mano derecha haga..." Es tan fuerte el pregonar que eres solidario en este momento que el anonimato casi ha desaparecido, los tiempos cambian pero la gratitud la solidaridad que transmites afortunadamente continúa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Lo has adivinado, eso dice mucho de tu sensibilidad y observación, jamás olvidaré a mis abuelos...

    Hacer el bien de manera noble y digna no se ve como antaño, pero haberlos hylos...

    Gracias por comentar, no te prives, jeeeeee.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Me ha gustado mucho tu relato. La gratitud, siempre.
    Gracias por ello
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maite, gracias por tus palabras, dan ánimos para seguir...

      Es tan necesaria como hermosa la gratitud.

      Un beso.

      Eliminar
  30. Que relato más bonito, un bien sin esperar nada, una ayuda desinteresada, me ha encantado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tener empatía, nobleza y solidaridad, custodiada con la discrección y el respeto...Y no hacer que "se enteren los demás"...

      Gracias por comentar. Bienvenida.

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Sensible y delicada tu abuela, (o la protagonista)y muy noble también Pablo en su agradecer en la despedida. Las personas como ellos son las hacen del mundo un lugar bello, más habitable. Precioso relato. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida por tu comentario, eres observadora y sensible, sí, era mi abuela, y siempre la tengo presente, su recuerdo es imborrable y sus enseñanzas también.

      Siguen habiendo buenas gente, haberlas haylas...

      Un beso.

      Eliminar
  32. Alguien agradecido y con determinación para demostrar su agradecimiento.
    Muy adecuado al tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Un relato "bordado" a la antigua usanza que casi no dice nada y lo dice todo. Orgullo preservado y gratitud eterna... Qué más se puede pedir? Gracias (!) por participar y compartir un recuerdo tan precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Gracias Demi, encantada de volver a verte por esta tu casa.

    Las enseñazas y el cariño de los abuelos son imborrables.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Un relato hermoso para una tierna historia de agradecimiento. Entre Pablo y esa abuela suspicaz y sensible se forjará algo que ni la muerte podrá borrar. Me ha resultado un placer leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Muy bonito Mari Carmen, me gusto mucho. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  37. Eres un cielo. Gracias preciosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar