CÁDIZ: ATARDECER EN LA CALETA

miércoles, 18 de agosto de 2021

LA EXPLOSIÓN EN CÁDIZ: 1947 1ª PARTE

 




Foto:  http://estoespasionporcadiz.blogspot.com/2021/08/mis-articulistas-preferidos-jose.html


Estas tres entradas es un sentido y merecidísimo homenaje a todo el pueblo de Cádiz que se enfrentó en las peores circunstancias posibles con el escudo de la solidaridad a la dantesca tragedia que vivieron hace hoy, 74 años. Muchos no lo sabrán pero os lo traigo de mi primer blog, en atención a los nuevos seguidores de este, muchos no habíamos nacido...



Foto: Ateneo Gaditano




Foto mapa: (Andalú, fititú. Explosión de un polvorín de la Armada en el Cádiz de 1947).

Mapa que nos muestra la onda expensiva de la enorme explosión, cogió a todo Cádiz, de manera atroz: el barrio de S. Severiano, S. José, Los Astilleros, Extramuros, Casco Antiguo y la Casa Cuna. En cierta medida, gracias a la Murallas que desviaron algo, sirviendo de parapeto relativo la expansión de la explosión. En Cádiz no quedó ni un cristal en ninguna puerta. Y  habían advertido repetidas veces del altísimo riesgo de tener un polvorín de esas carácterísticas dentro de una ciudad, se pudo evitar...

Ahora sabemos que  las bombas llegaron a Cádiz entre 1942 y 1943 procedentes de diversos arsenales de la Armada. Se ha venido afirmando erróneamente que durante el traslado se observaba que el estado de las mismas era preocupante. Pero nada  de esto es cierto a la luz de los últimos descubrimientos documentales. No obstante, aunque las minas no se hayaban en mal estado, el peligro enorme que suponía su depósito en el seno del casco urbano, densamente poblado era evidente incluso para el propio Estado Mayor de la Armada. Aún así, se decidió alojarlas en las naves de la antigua Fábrica de Torpedos, empleadas como base naval. Por otra parte, el polvorín de Fadricas, único polvorín convecional con la que contaba el Departamento Marítimo de Cádiz, se hallaba completamente, y, por otra parte España temía su entrada en la Segunda Guerra Mundial, por lo que tenía que tener la ubicación cerca de los puntos de atraque de los buques las cargas explosivas. Se escogió a Cádiz.

A las 21,45 de la noche del 18 de agosto de 1947, una deflagración increible provocó la tragedia. Por unas 200 toneladas de trilita tiñó el cielo de rojo intenso, ensordeció y aterrorizó a la población, destruyendo todos los cristales de las casas y asoló zonas densamente pobladas, causando muchos muertos y miles de heridos y mutilados. Para hacernos una idea, la catástrofe fue equivalente a los de diez mil coches bomba. La onda expansiva impactó de forma directa y violenta en los barrios: S. Severiano, Bahía Blanca, Barriada España, destruyendo por completo los Astilleros y el Hogar del Niño Jesús, (Casa Cuna), donde las Hermanas de la Caridad cuidaban a decenas de niños asilados y expósitos, muchos huérfanos de ambos padres.

Por entonces Cádiz tendría 100.000 habitantes, residentes la mayoría en el casco antiguo, separados por Las Murallas, que afortunadamente pudo amortiguar el empuje de la onda expansiva. El vergonzoso suceso cogió a todos por sorpresa, aunque después se alzaron muchas voces, como siempre ocurre, vatizinando lo que acababa de ocurrir, de manera tardía. El alcalde, Fco Sánchez Cossío ignoraba la existencia del polvorín, a 500 metros del Ayto. Los anteriores alcaldes sí lo sabían. Moreno Gallardo, habiendo intentado por parte de las autoridades militares que lo trasladasen a lugar más apropiado. En definitiva, la tragedia pasó por determinados factores. En este documento analizaremos el hecho.

LA EXPLOSIÓN: 

Las 2.201 cargas de profundidad y minas submarinas produjo un enorme hongo de humo y polvo, seguido de un enrojecimiento de la Bahía de Cádiz, visible en Huelva y algunos pueblos de Sevilla, el ruido atronador fue oído en la capital andaluza. El fogonazo tan tremendo se contempló en el acuartelamiento militar español ubicado en Monte Hacho, (Ceuta).

De inmediato se fue la luz y  enmudecieron los teléfonos, corte del suministro de agua, falta de visibilidad, (era noche cerrada), no había agua para apagar los fuegos que devastaban Los Astilleros y alrededores. No se estaba preparados para aquella inmensa emergencia. Todo cuanto acontece después es fruto de la mera improvisación, ya que por entonces no existían planificaciones  ante grandes catástrofes en materia de Protección Civil, entonces llamado "Defensa Pasiva".

PRIMERAS ACTUACIONES:

El enorme estruendo por la explosión movilizó de inmediato a las autoridades militares y civiles, mandos intermedios y maninería del acuartelamiento afectado, que en aquellos momentos se encontraban fuera de la instalación, lo que fue una gran suerte. La reacción espontánea e intuitiva de dirigirse todos al punto de explosión, evitó el nivel de destrucción hubiera sido mucho mayor.

La acción verdaderamente memorable de la noche   se debió a la actitud heroíca de un militar de rango a cargo de una improvisada tropa de marineros de reemplazo, a riesgo de sus vidas, evitaron la explosión del Almacén que tenía 98.000 Kg de trinitrotolueno, (TNT), se había declarado un incendio cuyas llamas casi tocaban ya una hilera de minas submarinas que suponía una segunda explosión. El Capitán de Corbeta, D. Pascual Pery Junquera junto con los marineros consiguió extinguir el incendio, con los mismos escombros de alrededores. El hecho fue providencial. La prioridad del Estado español de acallar el asunto y minimizar su importancia por cuanto suponía un tremendo descrédito para el Gobierno. Por último, con el  fin de asegurar el perímetro, elementos de la marinería e infantería colaboraron para desplazar un vagón de tren cargado de explosivos que estaba parado en zona de riesgo. A pesar de las dimensiones y peso, consiguieron empujarlo con sus manos unos 500 metros y dejarlo en zona segura.

LA INTERVENCIÓN: 

Sin medios, coordinación, sin suministro de agua, luz, teléfono, pero contando con una marea de voluntarios civiles, del noble pueblo gaditano, y el ímpitu de la solidaridad comienzan los trabajos de rescates y la asistencias a las víctimas, con especial prioridad hacia el Hogar del Niño Jesús. Los primeros auxilios santarios son coordinados por el Coronel Médico, Ernesto Fernández. Hay muchísimos cadaveres y los heridos se multiplican. Al no contar con eléctricidad, resultó imposible pedir auxilio a los municipios cercanos. Solo gracias a una radio galena propiedad de Transradio Española se pudo oír desde Jerez la angustiosa petición de ayuda.                                                  
Sánchez,  que se encontraba indispuesto, se puso de inmediato a trabajar

El alcalde, Fco Sánchez  Cossio, en el Auto establece un Puesto de Mando improvisado y convoca a todas autoridades militares y civiles y a los cuerpos de seguridad. Tomando medidas para evitar el pillaje , dando prioridad a la atención de heridos. El día 19 ya estaba recuperada la eléctricidad. Otras medidas:

1.- Establecimiento de varias tomas de agua potable en varios puntos de la ciudad. 
2.- Instrución a los panaderos para no interumpir su actividad. 
3.- Orden a las farmacias para que no cerrasen con el objeto de abastacer a los hospitales y facilitar las curas leves. 
4.- Tramitación  de  solicitud  de ayuda externa y en especial medicinas, personal  sanitario, ayuda y vehículos de todo tipo.







NOTA: Las tres partes de este suceso están disponibles a la atención de mis seguidores, van correlativas. Hay que disponer de un ratito, pero por su enorme interés humano, merece la pena, están uno tras el otro...


c 4    L aer

30 comentarios:

  1. El año y el mes en que nací ocurrió esta terrible tragedia.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la conocimos, pero esto no puede volver a ocurrir nunca más. Mis padres salvaron la vida por los pelos...gracias por venir en vacaciones.

      Un beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Susana, lo tenía en mi primer blog, lo he traido en el aniversario por intuir que muchos lo desconocen.
      Gracias por venir en vacaciones.

      Besos.

      Eliminar
  3. Paiz, S.A. que diría el Forges, No crea que hemos mejorado mucho desde entonces, seguimos siendo un montón de chapuceros. Pero eso si, en estos casos es cuando se ve que la gente se olvida de otras cosas y se ponen manos a la obra.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que Forges hubiera reytratado todo esto con su enorme ingenio y agudeza...

      Además, desde aquí se advirtió a los altos mandos del gran riesgo que existía...

      Gracias por venir en vacaciones y dos veces.

      Un beso.

      Eliminar
  4. No conocía este episodio tan atroz.

    Gracias por recordar, y compartir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, por eso lo he traido a este blog, hay muchos como tú.

      Agradecida por visitarme en vacaciones.

      Besos.

      Eliminar
  5. Buenos dias M.Carmen es lo primero que me encuentro al abrir el ordenador y me has hechorecordar aquella trajedia, un famuliar Guardia Civil vivio aquel desastre que me ha contado muchas veces salvó la vida tirandose al mar. Yo estaba eh Huelva y allí se olló el impacto tan tremendo. Hoy al cabo de los años me entero perfectamente de lo que fue gracias a tu estupenda entrada. Que pases un buen dia un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por fin alguien que lo conocía!

      Tan vinculada como estaba mi familia con Cádiz, a nosotros nos afectó de `por vida.

      Me alegro que lo hayas leído entero, (no todos lo harán), es extenso, pero es un capítulo de nuestra historia que debe conocerse...

      Gracias por venir en tu descanso.

      Besos.

      Eliminar
  6. Algo había leído sobre ese suceso, que asoló a la población.

    Los gaditanos, sacaron fuerzas de flaquezas y nadie diría viendo la ciudad hoy día, que hubiera padecido tan gran catástrofe.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suponía que algo te debió llegar, veraneando en Cádiz, pero si tienes paciencia, la historia no tiene desperdicio, leela a ratos.

      Gracias por pasarte en vacaciones.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Desconocía del todo estos hechos, menuda barbaridad, como siempre el pueblo sifriente ayudando.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me sorprende, son muchos los que lo desconocen, pero aquí vengo yo para que lo sepais...

      Gracias por venir en vacaciones.

      Besos.

      Eliminar
  8. No tenía ni idea.
    Gracias a ti ahora sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si lo lees entero se te pondrán los pelos de punta.

      Gracias por venir.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Amiga que sigas pasan lindas vacaciones,la verdad no se porque no actualiza lo del blog,cariños al regreso se verá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguimos de vacaciones, ya nos queda poco...

      Ya veremos qué es debido, pero cuando tu publicas, a mi no me sale en mi lista y soy seguidora tuya desde hace tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Al leer este suceso, aunque aún falta que añadas las otras partes del relato, me recuerda a otras situaciones similares, de no hace tanto, en que las negligencias de los militares llevan a dejar polvorines en medio de las ciudades y luego ocurren tragedias cómo esta. Al final, todos se lavan las manos y el que ha muerto, muerto se queda.
    Espero la segunda parte. Gracias porque me encanta Cádiz y me apetece conocer cosas de esta ciudad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Mari Carmen, aunque sigo de vacaciones, me he pasado a dar un garbeo por aquí.
    Aclaro que puedes leer las tres partes, (si dispones de un ratito), estÁn publicadas una tras otras, en el 74 aniversario de la enorme tragedia.

    Que lo que resta de verano sea estupendo para ti.

    Un besote, preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Ya de vuelta de unas cortas vacaciones pasando a saludar a las amigas/os poco a poco.
    Muy buen articulo recordatorio. Estas cosas se deben de recordar para aquellos que las vivieron y para los que las desconocían, que nunca más se puedan volver a repetir.
    Un fuerte abrazo amiga y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juan! En vacaciones modifico mucho el ritmo de los blogs, me asomo de vez en cuando, (estoy pero no), jeeeeeee

      Estas cosas se deben conocer, es nuestra historia...precisamente para que no vuelva a ocurrir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. H0la M.Carmen,termino de leer tu ultima entrada y lo recuerdo perfectamente por haber tener allí personas de mi familia que vivieron la tragedia de Cadiz.Gracias que tengas un buen fin de verano. Besos con mascarilla.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por leerla entera e informarte de lo que pasó. Muchos lo desconocen. Yo llevo a Cádiz en mi corazón, tenía que compartir el suceso tan desgraciado.

    Besos.

    ResponderEliminar